Mis Reportajes

LA FIEL Y RICA PAPA...


LA PAPA ES HISTORIA

Los pueblos nativos de los Andes cultivaron muchas variedades de papas durante siglos. El calendario andino Kayambi culminaba con el tiempo de recogida de este tubérculo. El cultivo de las diferentes clases de papa estaba tan altamente desarrollado, que los distintos tipos y sus propiedades diferían mucho de los de la planta original evolucionada naturalmente. Para estos pueblos la papa era el principal sustento disponible. En Perú, las papas se cultivan hasta en altitudes de 4000 metros, mientras que en las regiones más favorables tocan las más cercanas costas del mar. ¡Señera!

¿Cómo la Papa llegó a las chacras de Europa? Lo único seguro es que se difundió por el continente fue a través de dos vías: una de entrada que empezaba en Irlanda, Inglaterra y los Países Bajos y otra en Portugal, España, Francia e Italia. Los registros de la época son, desgraciadamente, insuficientes a la hora, pues los cronistas de la época confundían a menudo el ñame, el tupinambo, la batata y la mandioca. Estos productos tienen algunas similitudes de forma, pero biológicamente son muy diferentes. En América éramos prácticamente con nuestras papas, ¿pero en Europa?


A partir de la Revolución industrial en Inglaterra y más tarde en la Europa Continental, la alimentación de la creciente tasa de población urbana pasó a ser un asunto de subsistencia y de vida. Las papas fueron a dar las calorías necesarias, oligoelementos y vitaminas que ningún otro alimento puede proveer.


Los Andes salvaron de hambre al Viejo Mundo. La mayor ventaja de ultramar era que se obtenía un 150% del rendimiento por hectárea sobre los cultivos de cereales. La Papa salvadora, es hasta ahora mucho más sencilla que cualquier cereal: las papas no tienen que trillarse, molerse, ni es preciso cocerlas, cosa que se llega en usar la harina de Papa para hacer pan. Irlanda era por entonces una colonia inglesa que debía exportar a la metrópoli ganado y cereal. En estas condiciones, las papas constituían a menudo la única fuente de alimento de los agricultores ya que la isla de Irlanda estaba tan alejada y aislada de Europa.


HASTA LOS REYES PERDIERON ANTE SU MAJESTAD: LA PAPA

En Prusia, Federico II el Grande trató por todos los medios de que se cultivase extensivamente la Papa. Se dice que plantó las primeras raíces de Berlín e hizo que los soldados los cuidasen. Entonces, los campesinos, como quería el rey, robaron y probaron esta «manzana de tierra» y más tarde la cultivaron ellos mismos. El campesino fue y sigue siendo un investigador de sus cultivos. Por eso Confucio dijo: No son las malas hierbas las que ahogan la buena semilla, sino la negligencia de quienes desconocen la tierra.

Es seguro que Federico II conoció y ayudó en la aceptación de la Papa hasta con un real mandato, pues el 24 de marzo de 1756 publicó una circular que ordenaba el cultivo de este nuevo e interesante desconocido producto.

También en Suiza se introdujo primero la Papa, pero como planta decorativa exótica. Cien años más tarde, a principios del siglo XVIII, se la empezó a cultivar como alimento. La Papa, tuvo el destino de ubicarse en un producto esencial, tanto para las mesas de los pudientes como de los menesterosos. Con ese designio, la Papa se convirtió rápidamente en todo el planeta como un alimento democrático, popular y jamás para los gustos exclusivos de los ‘caviares’, ni menos desairado.


LAS BONDADES DE LA PAPA

En Sudamérica la llamamos Papa, pero en España la llaman patata sólo por un hecho nominal. Los españoles conocieron al camote en Haití en 1526 y lo importaron a Europa. Los haitianos llamaban batata al camote. Esta palabra se transformó a “patata” en el vocablo español. Un tiempo poco después los españoles conocieron (no descubrieron) y degustaron la Papa en el Perú. La Papa es diferente al camote, pero los españoles no vieron la diferencia y la llamaron patata y hasta hoy.

La palabra Papa es un nombre nativo (quechua) dado al tubérculo multicolor que hoy se consume por todos los rincones. En regiones demasiadas frías para el maíz, las culturas americanas plantaban papas. La Papa es la cuarta planta de más rendimiento del mundo (detrás del trigo, del arroz y del maíz), pero su producción requiere solo el 10 % del área de estas otras cosechas. Hay muestras arqueológicas que demuestran la presencia de papas salvajes hace más de 13 mil años en Chile y 9 mil años en Perú y Bolivia.

La papa empezó a cultivarse en Europa en 1640 y tuvo bastante éxito sobre todo en Irlanda. Los agricultores empezaron a depender de ella. Se dice que en Irlanda un campesino consumía de 5 a 6 kgs diarios. Volvemos a tocar a Irlanda por lo siguiente. El 1845, después de tres semanas de lluvias, los papales irlandeses fueron destruidos por una peste (hongo Phytopthora infestans). Entre 1846 a 1851, más de un millón de irlandeses murieron, sí fallecieron de hambre y por otras complicaciones. Esto fue conocido como la “gran hambruna de la papa”. Este tubérculo hizo sentir su necesidad, esta vez con la muerte.


EL VALOR DE LA PAPA

La papa es una planta perteneciente a la familia de las solanáceas originaria de Sudamérica y cultivada por todo el mundo por sus tubérculos comestibles.

En 100 gramos, la Papa posee 77 Calorías; 0.1 g. Lípido; 0 g. Ácido Graso Saturado /Poliinsaturado/Monoinsaturado; 0 mg Colesterol; 6 mg Sodio; 421 mg Potasio; 17 g Glúcido; 2.2 g Fibra Alimentaria; 0.8 g Azúcar; 2 g Proteína; 2 IU Vitamina A; 19.7 mg Vitamina C; 12 mg Calcio; 0.8 mg Hierro; 0 IU Vitamina D; 0.3 mg Vitamina B6; sub 12 0 ug Vitamina B; y, 23 mg Magnesio.



PLAGAS Y ENFERMEDADES

Los cultivadores de popas tienen que luchar con un gran número de plagas y enfermedades. La más grave es la enfermedad producida por hongos, denominada “mildiu” (también añublo, gangrena, niebla, etc.). El hambre que padeció Irlanda, en 1846, fue debido o la pérdida de la cosecha, atacada por esta plaga. Los primeros síntomas son la aparición de puntos pálidos en las hojas.

En Argentina, la papa es atacada por otros insectos, tales como el bicho moro, la vaquita de San Antonio y la “pulguilla”; chinches como, el gorgojo, el grillotopo, la “polilla de la papa”, el gusano blanco (larva del bicho torito), y el “gusano alambre”. Plagas terribles que no nos podemos imaginar… Ya supimos el caso de Irlanda.


La “sarna verrugosa” o “sarna negra” determina que los tubérculos presenten protuberancias que los hace poco aceptables. Es común que las plantas se agosten en un día. Las raíces infectadas se cubren de una fina capa blanca o parda de puntitos, que no son más que quistes con muchos huevos. Los escarabajos y sus gorgojos se alimentan de las hojas, por lo que toda la planta llega a ser destruida.


FUTURO CERCANO

Se calcula que para el año 2030 la población mundial crecerá en más de 100 millones de habitantes por año, y el 95 por ciento de esas personas vivirá en naciones pobres. Por ello, muchos opinan que una solución sencilla es aumentar la producción de papa. La papa es el producto agrícola ideal para zonas con tierras de baja calidad pero con mano de obra abundante. La Papa crece rápidamente, tolera climas extremos y necesita muy pocos fertilizantes. Millones de campesinos ya han duplicado su producción de papas en los últimos 30 años.

La tendencia va en aumento. Ahora, el desafío es apoyar a los pequeños productores para que lleven sus cosechas a los mercados nacionales primero y a los internacionales, después. A diferencia de los cereales, la papa no es objeto de especulación en los mercados agrícolas mundiales: su precio depende de la oferta y de la demanda locales. La Papa es más que una alternativa de alimento, es una gran solución. La Papa soportó a las dos guerras mundiales y sigue señalando que en vez de conflictos vivamos en paz y con bienestar.


¿La Papa es una planta que también inspira el arte? Pues, sí. La pintura de Vincent van Gogh de Los Comedores de Papas es conocida en el mundo entero. ¡Apreciemos!...

Sobre el Autor: Alberto Llanos

Periodista radicado en las provincias del PERÚ. Laboró en Panamericana Televisión S. A. desde la década del 80, realizando reportajes en las zonas de emergencia. Hoy, escribe, actúa y vive comprometido con el Pueblo.

0 Comentarios

Dejar un Comentario

Estaré complacido de recibir tu comentario. Tómate solo un momento y dime lo que piensas.