Mi Opinión

EL PIONERO GDP...


A fines de mes pasado en el virtual Portalperu.pe de artículos se publicó al parecer una entrevista al pionero de la radiodifusión peruana, el empresario Genaro Delgado Parker (GDP). ¿Fue una entrevista, una conversación o un diálogo o un simple bla, bla, bla del “columnista” Juan Silva Vidaurre? Yo le diría a Juan, que guardando en una cajita de oro nuestra amistad, con Genaro al frente hizo una vulgar piedra del carbón que pudo haberse transformado en un finísimo diamante.

Y lo comprobaré, punto por punto…

En tu primer e importante párrafo te hundiste porque al saborear tu salmón en tiradito te “ampayó” el hombre que en una silla de ruedas vino a saludarte. ¿Y qué pito tocaban tus recuerdos del “Hit de la Una”, de la administración de radio Expreso o que en los años 60 eras un jovencito lleno de ilusiones? Juan, ese tiburón de Genaro se reiría por dentro porque al empezar tocaste su otoño sin saber que hombres como él duran y que no viven como nosotros. ¿Y qué primicia o algo parecido hiciste con el hombre con defectos y virtudes? Pues, nada porque te olvidaste de Cancionísima, Bingo en Domingos Gigantes, Long Play, etc..


En lo común trajinó el columnista. Más de lo de siempre atizaste Juan, con el viejo tema de las deudas de Genaro y por extensión las del Estado. ¿Y por qué no quisiste ser impertinente y decirle que tu padre antes de morir te confió que Genaro le debía dinero de comisiones de publicidad? Escucha a Lope de Vega: "Ni deuda ni mujer, están seguras".


¿Por qué callaste y no averiguaste sobre la chapa de “papaúpa”? Genaro revolucionó las telecomunicaciones del Perú, pero es un hombre de paz y no de guerra. Combate y gana o en buena lid pierde. Pero lo que le hace levantar la voz y usar también sus puños, es la traición y el juego sucio. Genaro es tan inteligente como sus hermanos. A Genaro no le preguntaste puntos de capital interés como donde radica. Un tema periodístico que no tiene lugar o fecha es un pecado mortal no consignarlos. Como decía César Miró, no hay prensa de antes ni de hoy porque el periodismo es único y total. ¿Por qué Genaro se apartó de la política; que empresas siguen a su cuidado; qué personas con nombre propio le fallaron; y, si torció su vida para ser un broadcaster y no ser un ingeniero o un creativo arquitecto?

Que sepa, un error con el que Genaro nunca se perdonará, es su conversación con Vladimiro Montesinos en la oficina del ex SIN. Pero él no fue a pedir o recibir dinero del Estado, como lo hicieron otros sinvergüenzas como el fugado Ernesto Shulz L., sino para intermediar favores de poder. ¿Le preguntaron de sus noticieros El Panamericano, por 24 Horas, de Buenos Días y de su engreído Panorama? Claro que no. Solo se picó a Pulso sin el “chinchoso” pero carismático y entendido Alfonso Tealdo. ¿Y por qué no le mencionaron a Genaro sobre la programación actual de los otros canales y de una televisión con valores? Y también, ¿sobre la lejana experiencia de la última dictadura militar?

El columnista se perdió ante la enorme personalidad de Genaro. Cosas de interés para Juan, pero no para el nacido el 9 de setiembre que lo caracteriza el típico Virgo del Zodiaco porque a ese perfeccionista de Genaro lo sostiene la tierra y lo ambienta el verano. El columnista se consumió con los recuerdos conversados del primer ligth club de Chorrillos o por las correcciones de los hermanos Ureta o las locuras de uno de ellos. ¿Era tema de una entrevista de verdad? Los errores y aciertos de este genial GDP, marcaron el paso de la televisión, la radio, el internet y de la telefonía en el país. Si no él. ¿Quién o quienes los habrían capitaneado?

Desde la precursora radio hasta la siempre cuestionada televisión o hasta los modernos medios como el celular móvil o el internet, realmente el mundo está cambiando para bien o para mal como me dijo ayer mi abuela. Permíteme que toque asuntos muy personales y es que siempre que estoy en mi tierra me acurruco en el pecho de mi viejita para atender sus encargos. Revelaré que no sólo me agrada meterme por las estribaciones andinas como me interroga mi buen amigo Justo Chávez Espinoza, sino que también como me aconseja mi sabia abuela, que hay que ser hidalgo en reconocer lo que Genaro ha hecho por el adelanto del Perú. Mezquino es quien se queda en una presunta deuda o se fija en los años que a todos nos irán cayendo.


Sobre el panorama político Genaro contestó y hasta calificó. “Barnechea debe ganar, es el más centrado, aunque sea un tanto ‘plomo’. Es que yo soy un hombre acostumbrado a las críticas, soy un demócrata, tampoco me llama la atención, toda mi vida he sido así”. El columnista admiró la vida austera que lleva Genaro y de soslayo apuntó que promocionó a mucha gente que hace TV.


Pero faltaba bastante sal y un montón de pimienta en el dizque diálogo. Genaro jamás dejará de ser un peleador porque hasta su última célula sigue pateando a la primera que se llama Cigoto. ¿Y qué le importará a Genaro que sea su cabello cano o que para su rostro estaría usando cremas y lociones o quizás se esté poniendo plasma a sospecha del columnista? A Genaro le importa continuar haciendo empresas de distinta índole y que le devuelvan su canal 5 de Panamericana Televisión y Global también.

De este soñador con los ojos bien abiertos, muy pocos saben que tuvo el proyecto de usar globos aerostáticos para trasponer la cordillera de los Andes con carga y hasta con pasajeros evitando las frágiles carreteras, los huaycos e integrar las tres regiones del país con sus variadas riquezas. ¿Qué impidió usar el aire caliente como lo inventó Arquímides?

Mejor concluiré con este anti reportaje, fustigador, quizás cobarde de mi parte, porque contradigo feamente al columnista Juan Silva Vidaurre quien no merece tener un juez y que más bien termina contando: “Mientras voy hilvanando mis recuerdos a cada pregunta de este pionero de las comunicaciones, noto que él sigue haciendo planes, proyectando negocios, su lucidez es maravillosa, no usa lentes ¿?, ni audífonos, mastica bien, su problema es que no camina, pero como si estuviera en un carrito chocón, cada cierto tiempo juega con su silla, da vueltas, ríe, conversa, recuerda…”.

Sobre el Autor: Alberto Llanos

Periodista radicado en las provincias del PERÚ. Laboró en Panamericana Televisión S. A. desde la década del 80, realizando reportajes en las zonas de emergencia. Hoy, escribe, actúa y vive comprometido con el Pueblo.

0 Comentarios

Dejar un Comentario

Estaré complacido de recibir tu comentario. Tómate solo un momento y dime lo que piensas.